CIPRIANO MERA - GUERRA, EXILIO Y CÁRCEL DE UN ANARCOSINDICALISTA

Guerra, exilio y cárcel de un anarcosindicalistaAutor: Cipriano Mera

Editorial: CGT - CNT - SO - Fundación Salvador Seguí - La Malatesta - Los Sueños de la Hormiga Roja (València Llibertària) - Sindicato de Construcción, Metal y Madera de CNT-AIT en Madrid.

ISBN-13: 978-84-611-0106-1

DL: M-15.678-2006

Género: Biografía - Memoria Libertaria

Año: 2006 (1ª edición)

Páginas: 479 (15 x 21 cm.)

PDF: NO

 

EN 100 PALABRAS: albañil de familia muy pobre, militó desde joven en el Cipriano Merasindicato de la edificación de UGT, siendo expulsado por su combatividad, fundando posteriormente el sindicato de la construcción de CNT de Madrid durante los años 30’. Durante la guerra civil llegó a Teniente Coronel, desempeñando un relevante papel en los inicios de la contienda en las tomas de Alcalá de Henares, Cuenca y la batalla de Guadalajara, situándose en primera linea hasta el final de la guerra. Ya en el exilio fue muy crítico con la dirección del sindicato. Cipriano Mera es hoy el símbolo de la generación de militantes sencillos, sacrificados, tenaces, esforzados, laboriosos, rebeldes, consecuentes y combativos que conformaron la Confederación Nacional del Trabajo de aquella época.

_________________________

 

Cipriano MeraCIPRIANO MERA SANZ (1897-1975), icono del activismo obrero anarcosindicalista, de joven pasó de UGT a CNT de Madrid, de cuyo sindicato de la construcción fue un líder reconocido. Con la guerra civil logró la única victoria de las milicias (conduciendo al ejército del IV Cuerpo del Centro). Irreverente con el gobierno republicano, al que retuvo en Tarancón cuando huían de Madrid a Valencia (noviembre del 36), la muerte de Durruti, y la experiencia en el campo de batalla le llevan a apoyar la militarización de las milicias. Finalmente suyas serán las tropas anarquistas que apoyaron al golpe de Casado contra las directrices suicidas del PCE. En 1947 logra pasar a Francia, allí se suma a “Defensa Interior” cuyo objetivo era matar a Franco. Sus discrepancias con el sector ortodoxo de CNT le llevaron a ser injustamente expulsado. Cipriano vivió y se consideró siempre albañil, despreciando otras actividades más lucrativas para alguien que llegó al “generalato” en la república.

 


  • Twitter

  • Facebook

Recibir información de CGT Murcia

Y por whatsapp?